Perdido en el facebook...

sábado, 11 de febrero de 2012

Crónica de una expedición en el Cerro de Tequila - Jalisco

Expedición Apolo
11, 12 y 13 de octubre de 1996

Punto de partida: Vías del Ferrocarril en Tequila
Punto mas alto: Las antenas en el km 18
Punto final: Teuchitlán, Jalisco en el km ~40


"Ser joven significa vivir en sí una incesante novedad de espíritu, fomentar la búsqueda continua del bien, dar rienda suelta al espíritu del impulso de transformarse siempre haciéndose mejor; poner en práctica una voluntad permanente de entrega"
Pbro. Macario Torres

"Algunas veces habrá que aventurarse para tener éxito y entonces es cuando no hay que hecharse para atrás sino avanzar con los ojos bien abiertos"
B. Powel

Las dos frases anteriores son parte de la introducción a un reporte de la Expedición Apolo, nombre dado a un proyecto donde el cuál, el aspirante a obtener la Correa de Manigua, debía poner en práctica todo lo aprendido durante sus vivencias en la sección de expedicionarios para sobrevivir al aire libre.

Ruta de la expedición: Tequila - Volcán - Teuchitlán
La bitácora del la expedición fue la siguiente:

Nos reunimos en mi casa para comer y revisar la ruta a seguir. A las 4 de la tarde tomamos el camión al periférico donde comenzamos a pedir aventón. Después de media hora nos levantaron y llegamos hasta el pueblo de la Venta donde tomamos el segundo aventón hasta el Arenal. Finalmente una camioneta roja nos llevó hasta Tequila donde compramos bolillo y comenzamos a caminar.




En el puente, arriba de la autopista Guadalajara - Tepic
Al oscurecer ya casi no se veía y decidimos acampar en el kiómetro 5 a un costado del camino.

Al día siguiente después de hacer algunos reportes y desayunar reanudamos la caminata con un muy buen paso llegando al kilómetro 11 sin haber descansado. De ahí en adelante empezamos a resentir el paso que habíamos llevado y yo me quedé atrasado un poco. Por fin, al medio día llegamos a 300 metros antes de las antenas (km 18) y como estábamos muy cansados nos dormimos como dos horas.

En la dima del Volcán de Tequila - Acompañante
Nos levantamos a comer, llenamos los botes de agua en un "ojo" que existe cerca de ahí, hice mis reportes meteorológicos, de flora y fauna, y lo mejor, fuimos a tallar en piedra el recorrido Apolo.

En la cima del Cerro de Tequila
Reanudamos la caminata con mucha energía, aparte de que el paisaje estaba muy padre.

La Tetilla del Cerro de Tequila al fondo
Ibamos rápido para alcanzar a entrar al otro mapa topográfico antes de que oscureciera. Nos agarró la noche en el bosque de quercus, el cual no estaba muy bien para acampar ya que había mucha piedra. Después de una rica cena nos fuimos a dormir y a sufrir con el masaje de piedras que íbamos a recibir toda la noche.

La anécdota en el Cerro de Tequila - Fingiendo hacer del baño
Cuando amaneció, desayunamos e hice algunos reportes. Revisamos el mapa y nos dimos cuenta que ya nos faltaban como 15 kilómetros para llegar a Teuchitlán; los cuales los hicimos en dos horas y media, debido a que después de bajar un rato encontramos el camino directo a Teuchitlán.

La Presa de le Vega vista desde el Cerro de Tequila
Cuando llegamos salimos directo a las ruinas de Guachimontón, que se suponía estaban a 15 minutos de Teuchitlán, pero oh sorpresa! al saber que habíamos tomado el camino equivocado y anduvimos vagabundeando por un buen rato hasta que por fin nos encontramos con un señor que nos dijo como llegar.

Volcán de Tequila al fondo - Camino a Teuchitlán

Debido a que en esta época hay mucha hierba, regresamos a Teuchitlán todos espinados y llenos de hierba en las calcetas.

En los Guachimontones - Octubre 13, 1996
Al terminar de arreglar algunas cosas en Teuchitlán salimos decididos a comprar unas ancas de rana en los restaurantes que se encontraban en la rivera de la Presa de la Vega. Lamentablemente estaban muy caras y nonos vendían media orden.

Seguimos buscando y nos encontramos a una chava que habíamos conocido en el camino a Teuchitlán, la cual nos consiguió media orden de ceviche y filete.

Un mariachi de chavitas aceptaron tomarse una foto con nosotros, para luego agradecerles y despedirnos de ellas.

Comenzamos a pedir aventón con ganas excepto a un taxi que vimos que venía, y cual fue nuestra suerte que este fue el que se paró para llevarnos a Guadalajara. El chofer era amigo del señor al que le preguntamos sobre las ruinas de los Guachimontones.

Y aquí terminó esta gran expedición.

Reportes

Meteorología: en resumen, la temperatura promedio fue de 18° celcius con viento promedio de 5 km por hora y rachas de 35 km por hora y el cielo mayormente despejado con nubes aisladas del tipo cirrus y cumulus.

Fauna: durante el trayecto se pudo observar una gran variedad de aves, entre ellas la huilota y la codorniz, así como una familia de jabalíes. 

Flora: las especies recolectadas fueron ruta graveolens, leucanea esculenta, acourtia hebedada, prosopis laevigata, quercus resinoso, quercus obtusata, arbutus glandulosa, quercus castanea, pinus michoacano, quercus crassifolio y quercus rugosa.

Visita a los Guachimontones: Las ruinas están en mal estado debido a que no se le ha dado mucha importancia por parte del municipio y del pueblo. Durante un periodo los habitantes tomaron rocas de las ruinas para empedrar las calles de Teuchitlán.

Lamentablemente mucha gente que visita las ruinas excava para ver si encuentra objetos prehispánicos por lo que nos vemos obligados a tomar conciencia de la importancia de estas ruinas como parte de nuestras historia.

En aquel tiempo estaban de moda algunas mochilas de regular tamaño y de armazón, así que subir el Volcán de Tequila con esas mochilas era todo un reto para quien las cargaba.

Camino a Teuchitlán
Siguiendo el camino empedrado a las antenas, caminando, es muy pesado gracias a los 18 kilómetros de camino. En cambio, una ruta muy famosa que se utilizaba era la de... Santiaguito, creo. Y era subir por la cañada que da a la Tetilla y por la cual yo no he subido aún. Espero este año tener la oportundad.

Últimos kilómetros a Teuchitlán
Por último, la Correa de Manigua fue entregada y después de varios años se le regaló a Polo, un buen scout y amigo de Iguala Guerrero.

La Correa de Manigua
Foto enviada por mi amigo Polo


2 comentarios :

  1. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Borré tu comentario para que no aparezcan publicados correos personales.

      Eliminar

Gracias por tus comentarios... (Thanks for your comments...)