Cerro Viejo: Excursión Potrerillos - San Miguel Cuyutlán

Mapa ruta en Cerro Viejo - Jocotepec y Taljomulco
Mapa de excursión realizada por Excursionistas Perdidos, Scouts y Xalisco Outdoors
Cerro Viejo, Agosto 2018

Punto de partida: Potrerillos (Google Maps)
Punto final: San Miguel Cuyutlán (Google maps)
Altura Máxima: 2947 m Mínima: 1576 m
Elevación total positiva: 1386 m Negativa: -1658 m
Distancia: 22 Km en 10 horas y 48 minutos Velocidad Promedio: 2 Km/h
Pendiente promedio positiva: 11.8° Promedio negativa: -13.9°
Asistentes: 2 miembros de Excursionistas Perdidos, , 1 scout, 1 de Xalisco Outdoors
Fecha de recorrido: Agosto, 2018
Wikiloc: Track

Los fines de semana estaban comprometidos, así que de nuevo se lanzó la convocatoria para salir a perderse un martes. Afortunadamente, las universidades no habían empezado clases y me acompañaron 3 excursionistas universitarios. Uno de Excursionistas Perdidos, Vero; un scout invitado, Pau; y un miembro de la comunidad Xalisco Outdoors, Raúl.

Vero, miembro activo de la Asociación de Scouts de México, con mucha experiencia al aire libre y ya con buenas excursiones acompañándome tanto al Cerro Viejo, como a Sierra El Tecuán y La Chupinaya. No tiene problemas con sonreír en sus dificultades.

Pau, miembro activo de la Asociación de Scouts de México, aparentemente fue llevada engañada a caminar, diciéndole que íbamos a caminar solo 6 kilómetros. Jugó con nuestros sentimiento en los primeros kilómetros, pero después, ni quien la parara de caminar. También no tiene problemas con sonreír en sus dificultades.

Y Raúl, con amplia experiencia en alta montaña y excursionismo en varios países. Miembro activo de la comunidad Xalisco Outdoors.

Como es costumbre, se formó el grupo temporal en WhatsApp y se pidió a dos miembros de la comunidad Xalisco Outdoors el monitoreo de la excursión.

Vero, Pau y Raúl fueron citados en la Central Vieja para tomar el camión Omnibus de La Rivera a las 7:30 a.m. Yo me reuní con ellos en la gasolinera las Cuatas, donde me subí y continuamos juntos hasta el entronque a Potrerillos, en el municipio de Jocotepec.

En el entronque había un puesto de tortas ahogadas, quienes se vieron beneficiadas por las que no habían desayunado. El detalle estuvo en que el segundo camión revolvió un poco el estómago. Raúl y yo ya habíamos desayunado por lo que estábamos bien por el momento.

En Potrerillos, terminaron de abastecerse y comenzamos nuestro recorrido. Como suele suceder, salir del pueblo y dar con el camino o sendero correcto es crítico y muy importante. No queríamos perder tiempo en una excursión de un solo día. Así que me valí de mi teléfono para ello.

Excursionistas en Potrerillos, Jocotepec, Jalisco
Excursionistas en Potrerillos
Jocotepec, Jalisco

Scouts subiendo Cerro Viejo por Potrerillos, Excursionistas Perdidos
Scouts subiendo Cerro Viejo por Potrerillos
Excursionistas Perdidos

A los 50 minutos, Pau ya no podía seguir, el desayuno y el movimiento del camión no le había caído bien. Le pedí que se acostara por 10 minutos y descansara. Mientras tanto, le dábamos diferentes terapias motivacionales. En general, cualquier persona pensaría que no tiene condición, pero sabía que eso no era cierto, un scout en general no se deja vencer por las adversidades.

Hay que descansar cuando tu cuerpo lo pide. Excursionistas perdidos en Cerro Viejo
Hay que descansar cuando tu cuerpo lo pide.
Excursionistas perdidos en Cerro Viejo

Después del descanso, continuamos, y a pesar del constante ascenso, Pau se veía cada vez mejor. Al llegar a la loma, su espíritu estaba renovado, y solo mostraba el cansancio normal que todos teníamos.

Rumbo a la loma de Cerro Viejo, subiendo por Potrerillos
Rumbo a la loma de Cerro Viejo, subiendo por Potrerillos

Si bien, el llegar a la loma del Cerro Viejo, nos costó 4 km, y 2 horas, 10 minutos. El llegar a la cima nos costaría otros 6.8 Km y 3 horas mas. El espíritu se mantuvo gracias a cosas tan sencillas como encontrar zarzamora silvestre y poder ingerir algunas frutas, así como el ver diversidad de hongos de varios colores y tamaños. Y conste que no digo sabores ya que no los probamos, ¡eh!

Hongos en Cerro Viejo - Sierra el Madroño
Hongos en Cerro Viejo - Agosto 2018
Excursionistas Perdidos

Zarzamoras en la loma de Cerro Viejo
Zarzamoras en la loma de Cerro Viejo

Cerca de la cima nos alegró entrar en la neblina. Era estar como en una película... También pasamos por la cruz de un personaje que falleció ahí a principios del siglo XX.

Cruz en homenaje a un personaje militar, político y social de Tlajomulco de Zúñiga
Cruz en homenaje a un personaje militar, político y social de Tlajomulco de Zúñiga
Excursionistas Perdidos en Cerro Viejo

Neblina en Cerro Viejo - Excursionistas Perdidos
Neblina en Cerro Viejo - Excursionistas Perdidos

Si bien estábamos cansados, nuestro paso había sido lento y constante, mucho mejor que los primeros 4 Km. Al llegar a la capilla construida por los ejidatarios, nos dimos un merecido descanso. Lo mejor fue cuando estábamos injiriendo nuestros alimentos y escuchamos un ruido muy agudo a nuestras espaldas; ¡había un águila sobre el altar de la capilla! y solo duró ahí 3 segundos antes de volar. Para ello, 10 minutos antes les había dicho que hace 6 o 7 años había encontrado en la misma área ¡un águila muerta! (Relato del águila muerta aquí)

El pequeño altar donde se paró el águila Cerro Viejo - La Bola
El pequeño altar donde se paró el águila
Cerro Viejo - La Bola

Video del ascenso Potrerillos - Cerro Viejo


Después de casi una hora descansando, iniciamos el descenso al estilo "hago el camino mas interesante", es decir, nos fuimos directo al Arroyo Las Crucecitas, al fondo del barranco a campo traviesa. La idea era tomar ahí un sendero hecho por los pobladores locales. Sin embargo, este sendero se ha perdido o está poco marcado después de que la vegetación se recuperó de la tromba del año 2011, por lo que llegamos al punto en que podíamos pasar la vegetación solo gracias a pequeñas veredas hechas por el ganado y, en algunos casos, tuvimos que abrir camino. (Pregunten  si nos espinamos...) (Relato de excursión después de la tromba aquí)

Excursionistas en el barranco del Arroyo Las Crucecitas, Cerro Viejo
Excursionistas en el barranco del Arroyo Las Crucecitas, Cerro Viejo

El tiempo corría rápido. Si seguíamos tratando de buscar y seguir el antiguo sendero, nos iba a tomar muchas horas salir de ahí. Así que decidí que debíamos ir a la cresta del brazo del Cerro Viejo lo mas pronto posible. Y así lo hicimos. Llegamos al corte lineal de bosque realizado por la CFE para que pasen sus cables. Eso nos ayudó a bajar rápidamente hasta un punto donde doblamos a la derecha para seguir la cresta y apuntar al camino que baja de Cerro Viejo a San Miguel Cuyutlán.

Bajando por el corte lineal sin bosque de la CFE en Cerro Viejo
Bajando por el corte lineal sin bosque de la CFE en Cerro Viejo

Cuando estábamos en el corte lineal de la CFE, sentí que Raúl dudó de mi capacidad por un momento y se preocupó por nuestras compañeras. Su idea era que regresáramos a la cima y esperáramos por ayuda, o que comenzáramos a prepararnos para pasar la noche ahí arriba. Entendí su punto de vista sin molestarme, él no sabía lo guerreras y capaces que eran nuestras compañeras scouts, y que yo conocía bien el Cerro Viejo (¡aunque se me pierdan los senderos!). Al final, seguimos bajando, y cuando llegamos a un sendero muy bien marcado, el ambiente se tranquilizó y relajó.

Sendero marcado en Cerro Viejo
Sendero marcado en Cerro Viejo

Pronto llegamos al camino que baja a San Miguel Cuyutlán, a la altura de el Pocito de agua. Ahí descansamos unos minutos y nos refrescamos. Era solo trámite seguir el camino. Ya relajados y sabiendo que ya no había que preocuparnos por que camino seguir, se aclararon las cosas con Raúl.

El Pocito de agua, camino a La Bola de Cerro Viejo
El Pocito de agua, camino a La Bola de Cerro Viejo

Nuestras compañeras tomaron la iniciativa y se mantuvieron adelante lo que resta del camino. ¡Parecían renovadas!

Camino Cerro Viejo - San Miguel Cuyutlán
Viendo la laguna de Cajititlán

Video del descenso Cerro Viejo - San Miguel Cuyutlán

En San Miguel Cuyutlán, buscamos donde dejar la basura levantada en el trayecto, y luego buscamos donde comprar aguas frescas.

Todavía nos tomó un rato tomar el transporte urbano que nos sacara de ahí. Primero tomamos la ruta 187 que nos dejó en Tlajomulco; luego, mi querida esposa fue por nosotros y dejamos a los compañeros en Banus Residencial, y de ahí ellos tomaron la ruta 186 que los llevaría a Guadalajara.

Termino con los agradecimientos:
  1. Gracias a Vero por volver a asistir a mis excursiones a pesar de pasadas maltratadas... y es que ¡No aprende! (Ver la excursión previa donde me acompañó aquíEsos scouts la han convertido en un monstruo al aire libre aunque siga usando sus viejas botas casi sin suela. 
  2. Gracias a Pau, por haber superado la crisis inicial y sonreír y disfrutar del recorrido, aún con las espinadas que se puso. 
  3. Gracias a Raúl, por ser directo y claro en sus comentarios, y por compartir su conocimiento y experiencia; me dio gusto verlo cansado y un poco maltratado al final; ¡en realidad pensé que no lo iba a lograr!
Y finalmente, gracias a Lalo y a Franky por monitorear y estar al tanto directamente; así como a Fabían y a toda la comunidad outdoor que preguntó por nosotros indirectamente.

Zapatos cuenta historias: Los Keen de Ana

Botas Keen, han dado la vuelta al mundo
Estos zapatos han estado en el Everest y en otras partes del mundo, incluyendo México por supuesto.
Hasta Junio de 2018, siguen dando guerra con su dueña Ana G.A.I


Algo sobre “mis keen”…’

Ni siquiera quería comprar estas botas. Hace 3 años un señor en una tienda en Taupo, NZ, me convenció de que Keen valía la pena. Le hice caso y jamás me arrepentí.

Desde entonces fueron mis compañeras de aventuras, empezaron por el Tongariro Northern Circuit, luego continuaron en el Mount Cook National Park, pasaron por el Routeburn track y se despidieron de NZ cuando con ellas me acerqué a la ruta de escalada Falcon Steep, donde el ascenso se convirtió en fractura y volamos juntas de regreso a México.

Caminaron a mi lado en mi rehabilitación, “mis keen” me daban soporte en el tobillo y fueron las que usé para dar mis primeros pasos. Muchos se reían de mí por traer botas en la ciudad, pero ¿quién les preguntó lo que pensaban? Eso no hizo que cambiara de calzado, al contrario, las usaba 7 días a la semana.

Mejoré y retomé las andadas. Caminaron conmigo desde Lukla hasta el Everest Base Camp y se deleitaron de la belleza de las grandes montañas; me acompañaron en India donde protegían mis pies de cuántas cosas había tiradas en la calle.

Comenzaron sus últimos meses de vida con tanta ida al Nevado de Colima. 2017 y 2018 fueron años en que cualquier pretexto era bueno para subir a esa montaña o escaparme al cerro los fines de semana: La Mesa del Ocote, Chupinaya, Cerro Viejo o la Barranca de Huentitán.

Están en la etapa de “cualquier caminata puede ser la última”, no me importa. Seguiré caminando con ellas hasta que la suela completa se desprenda.

Por: Ana G.A.I.